Publicado en: Vie, ene 4th, 2019

El mundo tendrá que escoger entre conservar el planeta o seguir usando plásticos de un solo uso

Compartir!

Microplástico fue elegida la palabra de 2018 por la Fundéu BBVA (Fundación del Español Urgente). No se trató de una selección al azar. Para esto toman en cuenta, además del interés lingüístico, “los términos que han estado presentes en mayor o menor medida en la actualidad”.

Afortunadamente, el tema de la contaminación por el uso del plástico, sus consecuencias y el llamado a reducir su uso, no paró de sonar durante el año que apenas acabamos de despedir. Puede parecer cruel, pero son de esas “malas noticias” que se vuelven necesarias difundir. ¿Por qué? El plástico amenaza con destruir la biodiversidad, la economía y la salud del planeta.

Así lo aseguran los diferentes movimientos, como el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que en su portal de noticias reportan que, para mediados del año pasado, unos mil millones de toneladas de plástico se encontraban esparcidos en todo el mundo y de las cuales, alrededor de 13 millones, son vertidas en los océanos cada año.

La población dominicana pudo comprobar que no se trata de cifras frías, cuando la costa sur del Distrito Nacional quedó inundada por una aterradora marea plástica, que emergió de las aguas del mar Caribe a raíz del paso de la tormenta Beryl en julio de 2018.

Las imágenes que parecían sacadas de una película de Alfred Hitchcock, se compartieron por todas partes: noticieros y periódicos internacionales, e infinidad de veces por las redes sociales.

La basura comprendida principalmente por residuos plásticos, se amontonó sin piedad a la orilla de la playa que bordea el Fuerte San Gil. La “Isla de Plástico”, parecía haber vencido las corrientes del giro que la mantienen atrapadas en el Océano Pacífico, pero la realidad es que el problema de la contaminación ambiental por plástico trasciende.plastico que contaminan

Una ruptura radical

La medioambientalista dominicana Ginny Heinsen, cree que ya ha empezado un cambio de mentalidad en la sociedad que se traduce en hechos: “lo que se está viendo a nivel mundial es un empoderamiento, una toma de acción. La sensibilización llegó a su tope. Ya la gente entiende que es algo más allá de algo visual”.

Heinsen se refiere precisamente al microplástico, esas partículas imperceptibles en las que se degrada el plástico, y que poco a poco se ha ido integrando a la cadena alimenticia y poniendo en riesgo la vida de quienes lo consumen, por su alto grado de toxicidad, según advierte el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

¿Cómo sucede? Esos pedacitos de plástico se encuentran alojados en los peces que se alimentan de él confundiéndolo con alimento. Ese pez luego se vende para consumo humano. O está en el lodo de las aguas residuales que se utiliza con frecuencia como fertilizante y que termina alojándose en los cultivos. Pero también en el agua de grifo, desde el que algunas personas beben directamente.

Por eso, tal como lo afirma Heinsen, se aplican las prohibiciones como parte de políticas públicas a las que ya se suman varios países.

 Quién hace qué

Datos de UNenvironment revelan que desde el 1950 al 2006, se incrementó el uso de plástico de 5 millones a 250 millones de toneladas, siendo los mayores productores América, Japón y la Unión Europea. Y que de los nueve mil millones de toneladas de plástico que se han producido en el mundo, sólo un 9% ha sido reciclado.

Para el Día Mundial del Medio Ambiente de este año, la Naciones Unidas advirtió en su portal de noticias que: “Si esta tendencia continúa, para 2050 tendremos cerca de 12.000 millones de toneladas de desechos plásticos en los basureros y en la naturaleza”.

Leo Heileman, representante regional del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente para América Latina y el Caribe (PNUMA) pone sobre la mesa por qué es preocupante “cinco billones de bolsas de plástico se utilizan cada año y un millón de botellas de plástico son compradas cada minuto”. Lo alarmante de estas cifras es que lo que sigue: “casi el 70% o más van al medio ambiente o a vertederos, y más de 13 millones llegan al mar cada año”.

Ante la alarme, han sido estos mismos países productores que han empezado a tomar medidas. Citamos algunos casos:

- La Unión Europea pone límite a los plásticos de un solo uso. Anunció recientemente que partir de 2021 no se podrán vender platos, cubiertos, pajitas y bastoncillos de algodón, a los de plástico para globos, envases de plástico oxodegradables y vasos de poliestireno expandido.

- Chile fue el primer país de sudamérica en prohibir las fundas o bolsas de plástico en los supermercados, farmacias y otras tiendas mayoristas. Su hashtag #chaobolsasplásticas fue una iniciativa que se convirtió en Ley, una que prohibe el expendio de bolsas plásticas de forma indiscriminada en los comercios de todo el territorio chileno.

“La medida se hizo oficial el 3 de agosto de 2018. Durante los 6 meses siguientes se podrán entregar un máximo de 2 bolsas plásticas para el transporte de mercadería por cada compra. Cumplidos los 2 años, esto es el 3 de agosto de 2020, la prohibición para este segmento será total”, informa el portal oficial de esta campaña.

- La misma iniciativa han tratado de impulsar en la ciudad de Querétaro y Tijuana, en México, bajo el reglamento de Protección Ambiental y Cambio Climático, que entró en vigor el 1 de agosto de 2018, que prohibe el uso de las bolsas de plástico.

El cielo también debe limpiarse del plástico

¿Planeta o plástico? El dilema que tiene en vilo al mundo

La aerolínea portuguesa Hi Fly ha sido la primera en la historia en volar llevar ningún utensilio plástico a bordo, a seis días de terminarse el 2018. El vuelo fue de Lisboa en Portugal con destino a Natal, Brasil. Su meta es lograr eliminar todo el plástico desechable en este 2019.

La compañía aérea irlandesa Ryanair, la mayor compañía aérea de Europa en número de pasajeros, también ha prometido eliminar los plásticos no reciclables de sus vuelos para 2023.

Una batalla justa

Tanto el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente como National Geographic promueven un mundo libre de plástico. Estas son algunas de las razones que justifican su lucha:

  • Alrededor del 80% de la basura marina es plástico.
  • El coste de la contaminación por plásticos, según datos de la UE, sería de unos 22.000 millones de euros hasta 2030.
  • Cinco billones de bolsas de plástico se utilizan cada año y un millón de botellas de plástico son compradas cada minuto.
  • El 90,5% de la proporción de desechos plásticos no se reciclan.
  • Hay alrededor de nueve mil millones de toneladas de plástico esparcidas en el planeta.

Acciones

No es una decisión fácil. La ambientalista Ginny Heinsen, propone un paso a la vez y que se empiece a trabajar desde las fuentes, ya que considera que no sería lo mismo si este fuera un país más educado: “en nuestro país y en otros estados insulares, no hay una gestión de residuo adecuada. Y si vemos nuestra parte de isla, con unos 350 botaderos, que alimentan todas esas cañadas que llegan a los ríos que van al mar. Eso no es ilimitado. No es un recurso inagotable”. Heinsen insiste en que, más allá de limpiar las playas, es empoderar a las personas y motivar acciones concretas, como la creación de una Ley de residuos.

Con una imagen muy parecida, NatGeo hizo viral su campaña planet or plastic
Con una imagen muy parecida, NatGeo hizo viral su campaña planet or plastic ( SHUTTERSTOCK )

Su recomendación es empezar a reducir desde la fuente con acciones sencillas, como dejar de usar vasos desechables y sorbetes de plástico. Reconoce que: “no es que el soberte va a salvarnos, si es apenas la punta del iceberg, pero es el primer paso. Hay que empezar con el despertar de los consumidores, que sean más responsable con su consumo. El sorbete es para que estén despiertos, que abre una ventana al consumidor para que sea más consciente, para que aprendan que no es esencial, que está demás. Si actuamos en automático, el plástico nos va a seguir arropando”.

Heinsen culmina su explicación con una frase muy común entre los ambientalistas: “Tener la certeza que cada pequeña acción, puede cambiar el mundo”.

Auxíliate de las redes sociales

Te recomendamos estas cuentas de Instagram con las que puedes motivarte y aprender sobre cuidado del medio ambiente.

 ¿Y cuántas R’s son?

Por el momento, en el país conocemos la campaña de las 3R’s (reduce, reutiliza y recicla) de la que la misma Ginny Heinsen se ha hecho eco tantas veces, y que fuera popularizada por el movimiento ecologista global Greenpeace. Sin embargo, ya otros ambientalistas le han agregado unas cuantas “Rs” más: rechazar, reflexionar, reclamar y redistribuir.

Cuando los números sí importan

El reto es “reducir” estas cifras, porque de eso depende salvar el planeta

 80%

De la basura marina es plástico

5 billones

de bolsas de plástico se utilizan cada año

1 millón

de botellas de plástico son compradas cada minuto

Líberate del plástico

La médica, educadora y ambientalista Paola Tineo, comparte estos consejos para lograr una vida eco-amigable y libre de plástico

  1. No te abrumes. Los cambios no hay que hacerlos todos de la noche a la mañana. Es poco a poco.
  2. Selecciona hacer un cambio por mes.
  3. Ten un termo en lugar de comprar botellas de agua.
  4. No comprar los botellones de agua, sino poner un filtro.
  5. Andar con los bolsos reutilizables, para eliminar las fundas de plástico.
  6. Busca tutoriales de cómo hacer tu jabón, champú y desodorante.
  7. Contágiate de las pequeñas acciones.

Dejar comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>