Publicado en: Mié, May 16th, 2012

Merkel y Hollande: condenados a entenderse para salvar a Europa

Compartir!

La relación entre Francia y Alemania ha sido la columna vertebral de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Helmut Kohl y François Mitterrand se tomaron de las manos al recordar la pérdida de vidas en la batalla de Verdún.

 

«Europa no puede ir adelante sin el motor franco-alemán», dijo el expresidente francés Valery Giscard d’Estaing.

El general De Gaulle describió a Alemania como el caballo y a Francia como el jinete. El presidente Nicolas Sarkozy describió a ambos países como «gemelos opuestos».

Nunca han sido los líderes de Francia y Alemania tan importantes para el futuro de Europa como ahora, con la crisis de la eurozona a la deriva.

Horas después de juramentar como presidente francés, François Hollande viajó a Berlín para cenar con la canciller Angela Merkel, quien expresó que lo recibiría «con los brazos abiertos».

Duras lecciones

Pero su abrazo ocultó cierto bochorno. Ella había apoyado abiertamente al presidente Sarkozy durante las elecciones en Francia, casi haciéndole campaña.

En Berlín sospechan de Hollande. No les gusta el hecho de que durante la campaña elevó el nivel de críticas contra las medidas de austeridad y abogó por el crecimiento. Muchos vieron eso como un intento de reclamar el liderazgo francés en Europa.

Políticamente vienen de bandos diferentes.

Merkel, quien creció en la antigua Alemania Oriental comunista, es consciente de la historia alemana y de las lecciones de la República de Weimar: que la inflación descontrolada puede destruir la democracia.

Ha elogiado la sabiduría del ama de casa suabia, una ciudadana modelo del sur de Alemania, célebre por su frugalidad y ahorro. Su actitud instintiva para con los griegos y otros era que se les debía enseñar una lección, de que necesitaban vivir dentro de sus posibilidades.

El exprimer ministro griego George Papandreou imploró a Angela Merkel por condiciones más fáciles para el primer préstamo del rescate.

Ella respondió: «Queremos asegurarnos de que nadie más desee esto». Los terminos del rescate tenían la intención de ser una dura lección para otros.

‘Socialista de cobrar impuestos y gastar’

François HollandeFrançois Hollande hizo de su oposición a la austeridad un tema importante de su campaña.

Hollande es un socialista que se curtió políticamente durante la presidencia de François Mitterrand.

Su instinto más agudo es preservar el modo de vida francés, con su modelo de bienestar social. Durante su campaña prometió elevar el salario mínimo, contratar a decenas de miles de nuevos profesores y suavizar la edad de retiro.

Políticamente, ella lo considera un socialista que cobra impuestos y favorece el gasto.

Su división más crítica es sobre la austeridad. François Hollande no cree que la política esté funcionando.

«La austeridad no puede seguir siendo la única opción», afirmó. Durante la campaña se comprometió a renegociar el llamado «pacto de estabilidad» encaminado a hacer cumplir la disciplina en la eurozona.

Para la canciller Merkel, este pacto es la clave de la supervivencia futura de la moneda única y ha reiterado que «no está abierto a negociaciones».

Hollande respondió a eso diciendo que «no le corresponde a Alemania decidir por el resto de Europa».

La visión en Berlín es que el nuevo presidente francés no estuvo al nivel de su audiencia. En privado aclararon que no podría haber renegociación. Creen que Hollande entiende eso.

¿Compromiso?

Sin embargo, no ha habido sobresaltos por las aseveraciones del portavoz del Partido Socialista de Francia, Benoit Hamon, quien dijo a la television francesa: «No votaremos para que haya una presidenta de la Unión Europea llamada Señora Merkel, quien decide el destino de todos los demás».

Políticamente entienden que será difícil para Hollande retroceder en su compromiso para renegociar el pacto, al menos hasta después de las elecciones parlamentarias en junio.

Por ello los funcionarios esperan algún compromiso.

Merkel aceptará un acuerdo relacionado con el crecimiento que vaya de la mano con el pacto de estabilidad. Podría aceptar también el desvío de fondos de la Unión Europea a grandes proyectos de infraestructura y la expansión de la base de capital del Banco Europeo de Inversiones.

Nicolas Sarkozy y Angela MerkelLa canciller alemana Angela Merkel apoyó abiertamente el intento de Nicolas Sarkozy de lograr un segundo periodo.

Lo que no comprometerá es su oposición a financiar el crecimiento con préstamos.

Algunas de estas discusiones serán tensas y difíciles. Merkel, por ejemplo, se opondrá a que el Banco Central Europeo preste directamente a los gobiernos.

Una de las primeras preguntas al nuevo mandatario francés es su posición en torno a Grecia. ¿Está de acuerdo con el gobierno alemán en insistir que Grecia acepte los términos del rescate para permanecer en la eurozona?

¿O cree que se suavizarán los términos a través de una renegociación? Esa decisión podría tener que tomarse en unas semanas.

Hollande también parece desear que Francia y Alemania sean menos dominantes.

«La relación franco-alemana ha sido exclusiva», expresó. «Las instituciones europeas han sido descuidadas y algunos países, especialmente los más frágiles, han tenido la desagradable sensación de enfrentar una junta ejecutiva».

Los alemanes están ansiosos de que el nuevo presidente francés pueda competir por aliados dentro de la Unión Europea.

La clave para Berlín es que Hollande se apegue a su promesa de balancear el presupuesto para 2017 y bajar al déficit de Francia a 3% para el año entrante.

Los funcionarios en Berlín dicen que la realidad dejará muy poco margen de maniobra al mandatario francés.

Cualesquiera sean sus diferencias, la crisis en la eurozona los pondrá bajo una enorme presión para llegar a un compromiso.

Después de todo, la canciller Merkel y Nicolas Sarkozy no se gustaron al principio, pero terminaron siendo llamados «Merkozy»; así de íntimos llegaron a ser.

Dejar comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>