Publicado en: Lun, ago 1st, 2016

Recuerdan ‘affaire’ Bill Clinton y Monica Lewinsky en respuesta publicacion desnudos Melania Trump

Compartir!

clinton-y-lePeriódicos ligados a la campana de Donald trump a la presidencia de los Estados Unidos han respondido a las publicaciones del periódico New York Post con fotos desnudas de Melania Trump, con la remembranza del ‘affaire’ entre el esposo de hillary, el ex presidente bill clinton y la interna de la Casa Blanca Monica Lewinsky, he aqui lo que publica hoy el periodico alertadigital.com de Espana:

Una cita de Groucho Mark encajaría en la narración: “Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella, esta su esposa”. La cita del genial cómico norteamericano nos invita a acordarnos del ‘affaire’ Monica Lewinsky, que puso de manifiesto tanto la inconsciencia, o algo mucho peor, de Bill Clinton, como la indignidad manifiesta de Hillary Clinton, célebre desde entonces por su proverbial cornamenta.

En 1995, Lewinsky, una graduada del Lewis & Clark College, fue contratada para trabajar como pasante en la Casa Blanca durante el primer periodo de Clinton, y posteriormente fue empleada de la Oficina de Asuntos Legislativos de la Casa Blanca. Mientras trabajaba en la Casa Blanca comenzó una relación personal con Clinton, los detalles los confió posteriormente a su amiga y compañera laboral del Departamento de Defensa, Linda Tripp, quien secretamente grabó sus conversaciones telefónicas.

El día que Monica Lewinsky salió del Despacho Oval con una mancha de semen en su entallado vestido azul la intimidad del presidente quedó definitivamente expuesta a la luz pública.

Monica Lewinsky.
Monica Lewinsky.

El ‘affaire’ entre el entonces presidente y la secretaria se había extendido durante dos largos años. Los encuentros sexuales, la mayoría de las veces felaciones en los baños del Despacho Oval, habían pasado desapercibidos para el resto de los trabajadores de la administración Clinton. Tiempo después, Monica Lewinsky reconocería haberle practicado hasta 9 felaciones durante alguna de las cuales el presidente había mantenido conversaciones telefónicas con varios congresistas. También reconoció que Clinton no llegó a aprenderse su nombre hasta su tercera “visita”.

Lewinsky sería apartada de sus labores como asesora en la Casa Blanca cuando estallaron las primeras noticias sobre una posible aventura del presidente. Clinton le prometió devolverla al cargo cuando pasaran las elecciones de 1996, en las que se jugaba la reelección.

Pero Lewinsky nunca fue restituida en sus labores en el Despacho Oval. Los rumores eran cada vez más insistentes, alimentados por la viciosa prensa del país. Tras las reiteradas preguntas de los periodistas, uno y otro habían negado cualquier tipo de relación más allá de la estrictamente profesional. Nunca habían mantenido relaciones sexuales. Es más, ni siquiera recordaban haber estado a solas en la oficina del Presidente.

Clinton tuvo que volver a desmentirlo, esta vez ante el Congreso de los EEUU, que investigaba las acusaciones de abusos sexuales de otra joven (una tal Paula Jones). Pero la sociedad norteamericana había iniciado ya un juicio paralelo. En aquel triangulo amoroso sobraba gente. En un ángulo un hombre canoso de 49 años, el presidente de los Estados Unidos. En el vértice, una joven secretaria de a penas 22 años. Y en la otra esquina toda la sociedad norteamericana y la esposa, la despechada, la “otra”, la que hoy quiere encabezar la más alta magistratura del país, oculta entre la multitud.

Pero no tardaría en tener lugar otro juicio, mucho más mediático, cuando la rotundidad de las pruebas no pudo sino confirmar que aquellas relaciones sexuales entre el presidente y su secretaria sí habían tenido lugar. De manera que Bill Clinton había mentido bajo juramento ante el Alto Tribunal. Pero no solo eso, también había obligado a Lewinsky a mentir.

Los hechos alcanzaron las dimensiones de una cuestión de Estado. Bill Clinton fue sometido a un ‘impeachment’, un juicio en el que se jugaba la permanencia en la Casa Blanca. Tendría que responder a cerca de las acusaciones de perjurio, abuso de poder y obstrucción a la justicia.

En su comparecencia como testigo, Monica Lewinsky confirmó sus relaciones sexuales con Bill Clinton. En ocasiones era el presidente quien la convocaba sin más intención que la de practicar sexo, y otras veces era ella misma quien se presentaba en su apartamento privado. No todo había sido sexo (oral), arguyó en su defensa.

Clinton fue finalmente absuelto gracias al apoyo de todos los demócratas del jurado y de algún republicano desorientado, pero a la salida del juicio no tuvo más remedio que reconocer ante las cámaras que, en efecto, había mantenido “relaciones inapropiadas” con aquella joven.

Hillary y Bill Clinton
Hillary y Bill Clinton

No hay registrado un caso de indignidad tan claro en una primera dama. Consentir haber sido la “otra” en cualquier relación matrimonial ya resulta bastante censurable. Pero haber sido la “otra” de una secretaria entrada en carnes como Monica Lewinsky, ya retrata la rastrera condición de la candidata demócrata.

Hillary Clinton creía que la becaria Monica Lewinsky era una “lunática narcisista”, pero decidió perdonar a su marido, el expresidente de EEUU Bill Clinton, tras reflexionar sobre las circunstancias que atravesaba cuando tuvo el desliz, según documentos atribuidos a una amiga cercana de la exprimera dama. El ex premier británico Tony Blair describió la conversación telefónica que tuvo con Hillary Clinton en septiembre de 1998, poco después de que el presidente admitiera haber tenido una relación con su becaria, y las impresiones de su amiga al respecto. “La aventura fue un error, pero ella dice que al menos él trató de acabar con la relación, intentó alejarse, intentó manejar a alguien que era claramente una ‘lunática narcisista’, pero estaba fuera de control”, escribió Blair, recordando las palabras de Hillary. “Hillary no está tratando de excusar a Bill, porque fue un enorme fallo personal. Y no se siente responsable de ello”, aclaró Blair. No obstante, la exprimera dama sí sentía entonces que debía “poner en contexto las acciones” de su marido, y tener en cuenta que “desde que él asumió el poder han estado viviendo una tragedia personal”, con la muerte de su amigo Vince Foster, el padre de Hillary y la madre de Bill, según relata la amiga. Eso se sumó a que tras su llegada al poder “todas las fuerzas políticas oscuras comenzaron a inventarse cosas llenas de odio sobre ellos, a machacarles”, agrega.

Es decir, que para Hillary Clinton, sufrir la “tragedia personal” de perder a seres queridos, doloroso trance por el que cualquiera de los lectores habrá pasado, atenuaría la atribulada circunstancia de dejarse sobar la chota por quien, según describió ella misma, estaba bastante mal de lo mismo.

En el asunto que hizo explotar toda la mascarada que envuelve la figura pública de Hillary Clinton, ella decidió aceptar lo que pocas mujeres aceptarían sin compadecerse de sí misma. Sólo estaba pensando en el futuro de su propia carrera política, lo que resulta la forma más despreciable de presentar las credenciales para la Presidencia de Estados Unidos. La prensa sionista del país mantiene un “pacto de silencio” en torno a este chusco asunto. Y nos parece bien. Siempre claro que no se trate de opacar una actitud tan innoble como la exhibida por Clinton con la revelación, a modo de escándalo, de la espléndida y admirable anatomía de la futura primera dama de los Estados Unidos.

Mostrando 3 Comentarios
Que tienes que decir
  1. Johnb792 dice:

    Rattling nice pattern and good subject matter, hardly anything else we need D. kkfekaeababg

  2. Johnb782 dice:

    Wonderful blog! I found it while surfing around on Yahoo News. Do you have any suggestions on how to get listed in Yahoo News? I’ve been trying for a while but I never seem to get there! Thanks agbkfgfkgfda

  3. Johnf651 dice:

    Hello There. I found your blog using msn. This is a really well written article. Ill make sure to bookmark it and return to read more of your useful information. Thanks for the post. I will definitely return. fedbdfedgdbc

Dejar comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>