Publicado en: Lun, Abr 24th, 2017

Apresado por corrupción en España lavaba dinero en RD a través de AAA Dominicana de Ángel Rondón

Compartir!

Uno de los peces gordos en caer fue el empresario dominicano Ángel Rondón, quién según la brasileña recibió USD 92 millones para ser usados en sobornos

Tomado de LaProvincia.esrondon

España.- El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, su hermano Pablo y su esposa Lourdes Cavero -quien fue consejera en Caja Madrid-, pusieron en marcha varios negocios con el objetivo de aflorar el “dinerillo B” de que disponían y que tenía “origen ilícito. Entre ellos, la constitución de una empresa de gestión de guarderías, la adquisición de una parte del accionariado de Auditel y la proyección de un negocio sobre derechos de patente de un productor de desinfección de agua junto con el exministro Eduardo Zaplana.

Así se señala en el auto, al que ha tenido acceso Europa Press, que recoge los diferentes indicios que justifican la medida de prisión incondicional dictada la noche de este viernes por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco contra González y otros implicados en la trama presuntamente corrupta desarticulada en la ‘Operación Lezo’.

El exministro y expresidente de la Generalitat valenciana Eduardo Zaplana ha negado haber tenido o tener “ninguna sociedad ni relación mercantil” con el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

En una declaración a Efe, el exministro afirma: “Nunca he participado ni auxiliado a nadie en la comisión de hecho delictivo alguno”.

“Desconozco el contenido del auto (por el que el juez Eloy Velasco mandó ayer a prisión a González en el marco de la operación Lezo) en el que se me menciona y la interpretación o valoración que se esté efectuando respecto de conversaciones de terceros, pero rechazo las interpretaciones por falsas, que se está realizando sobre mi persona y cualquier relación con asunto de blanqueo”, añade Zaplana.

Agrega el exministro que “nunca he tenido, ni tengo ninguna sociedad ni relación mercantil con don Ignacio González”.

El «dinerillo B»

La expresión “dinerillo B” procede del contenido de una conversación intervenida el pasado 4 de octubre entre el expresidente de Inassa (filial del Canal de Isabel II) en Iberoamérica y otra de las implicadas igualmente en prisión, María Fernanda Richmond, en la que ésta consideraba que el ritmo de vida del matrimonio no podía sostenerse con sus ingresos y daba a entender existían activos financieros opacos a disposición del expresidente madrileño.

Sobornos en América

Por otro lado, según el auto de Velasco el expresidente de la empresa Inassa, Edmundo Rodríguez Sobrino, habría sido “conocedor y partícipe” de prácticas corruptas en el extranjero, concretamente del pago de sobornos a cargos públicos y funcionarios de países como Panamá, Colombia, República Dominicana y Haití para “manipular” los procesos de obtención de contratos para su compañía, filial del Canal de Isabel II en América Latina.

El consorcio formado por las empresas Inassa, CLEOP y la panameña MG Infraestructuras habrían pagado en Panamá una comisión ilegal de 273.672 dólares por un contrato de servicios inexistente suscrito con la sociedad de las Islas Vírgenes Eduholding Corp. Una práctica, añade el magistrado, que llevaron a cabo en otros contratos en el país centroamericano.

En República Dominicana, la sociedad AAA Dominicana, participada mayoritariamente por Inassa, “habría estado pagando periódicamente comisiones ilegales, por valor, por ejemplo, de 440.000 o 393.500 dólares, relacionadas directamente con contratos públicos adjudicados y ejecutados” por la citada empresa

Según el magistrado, los fondos obtenidos por los contratos en los mencionados países habrían multiplicado el patrimonio oculto que se le ha descubierto a Rodríguez Sobrino y el cual habría mantenido “oculto y desvinculado de su presunto origen ilícito” tanto en Inglaterra como en Colombia y República Dominicana, poniendo parte del mismo a nombre de su hija.

Cruce de Inassa con Odebrecht manda a la cárcel a directivo español que vivía en Barranquilla

Por:  |

República Dominicana se había convertido en un pieza clave para la constructora brasileña desde que Marcelo Odebrecht decidió, en el segundo semestre de 2014, trasladar a Santo Domingo la oficina desde donde se coordinaban los sobornos para las obras en América Latina, por considerar que el país le ofrecía más seguridad. Odebrecht deberá pagar en República Dominicana una multa de USD 184 millones y revelar en 30 días los nombres de las personas y sociedades que recibieron sobornos por la contratación de obra pública entre 2001 y 2014.

Uno de los peces gordos en caer fue el empresario dominicano Ángel Rondón, quién según la brasileña recibió USD 92 millones para ser usados en sobornos y  6,5 millones de euros por la intermediación con la filial española Canal de Isabel II, la Triple A Dominicana. Rondón compartía la presidencia de la empresa de aguas con Diego García Arias, quien representa a Inassa, la compañía colombiana que gestiona la mayoría de las filiales del Canal en Latinoamérica.

Diego García Arias, quién reside en Barranquilla, fue detenido y está solicitado en extradición por la Audiencia Nacional de España, pues formaba parte de la junta Directiva de la Triple A junto con el ya capturado Edmundo Rodríguez Sobrino. El otro ya capturado es Ignacio González de quién se indica en la investigación que cobraba una comisión de un millón de dólares por obra, a través de dos empresas radicadas en Colombia y Santo Domingo.

A propósito de Odebrecht: La tajada de AAA y otras andanzas de Ángel Rondón

Panky Corcino – 11 de Enero de 2017

La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) mantiene desde 2000 su cartera de cobro a cargo de AAA Dominicana, una empresa que fundó el actual director de la dependencia estatal, arquitecto Alejandro Montás Rondón, junto al español residente en Colombia Francisco Javier Vilaplana y al dominicano Ángel Rondón Rijo, reconocido lobista cuyo nombre sale a relucir en fraudes como los del Plan Renove y el Baninter, en los que se le atribuye encarnar alrededor de los congresistas la nefasta figura de “el hombre del maletín”.

Desde 2002 hasta abril de este año la empresa recaudadora se benefició con más de 2,549.8 millones de pesos en su relación comercial con la CAASD. En 2013, la compañía tenía 300 empleados, según un informe de Canal Isabela II de Gestión, una firma española con la que tiene vínculos, a través de Inassa (Sociedad Interamericana de Agua y Servicios) que aparece como accionista de AAA Dominicana bajo la representación de Edmundo Rodríguez Sobrino.

Dejar comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>