Publicado en: Dom, Sep 3rd, 2017

Miguel Franjul reflexiona sobre el tema «Periodistas y comunicólogos»

Compartir!

Miguel Franjul

 Miguel-FranjulEn este mundo mediático, todas sus especies (periodistas y comunicólogos) cohabitan juntos pero sus roles fundamentales están bien diferenciados.

En los periódicos trabaja la «gente que le dice a la gente lo que le pasa a la gente», en la definición magistral de Eugenio Scalfari, fundador del diario La República, de Italia.

Y en las redes sociales gravitan, por miles de millones, aquellos que comunican diversidad de eventos y opiniones que día a día marcan los latidos o el pulso vital de la humanidad, en una perspectiva diferente a la del periodismo puro y simple.

Dos dinámicas confluyen al mismo tiempo en este ecosistema de medios, la de la inmediatez de la transmisión de los hechos en las redes sociales, sean reales o no, y la de un proceso más reposado de reunir, comprobar, depurar y organizar la información para salvar la verdad y la objetividad de la misma.

Este valioso activo del periodismo es el que debe preservarse por encima de las inmediateces o superficialidades que saturan las redes, y créanme que es posible «decirle a la gente lo que le pasa a la gente» en cualquiera de las plataformas que hoy conforman las redacciones integradas.

Basta apegarse a las reglas básicas del periodismo profesional que obligan a un manejo escrupuloso de las informaciones que se publicarán, procurando que se ajusten a la realidad y verdad de los hechos, sin que nos afecte el síndrome de la prisa ni naufraguemos en el torrente de las falsas noticias de modo que lo que demos al lector encaje en el justo contexto de la realidad.

Un remedio contra la inmediatez de la embestida comunicacional 24-7 del actual ecosistema mediático es el que están aplicando los diarios y revistas más importantes del mundo para profundizar en los temas que verdaderamente afectan a interesan a la mayoría del público, reuniendo todas las piezas de un acontecimiento para armar el rompecabezas de la verdad.

En esto lo primero que debe de hacerse es aceptar que los periódicos no están ya para dar las últimas noticias, sino para ofrecer aquellas que resisten la prueba del tiempo y de la objetividad y que ayuden al público, lector o usuario, a destilar los datos, ideas y episodios que le permiten el mejor discernimiento sobre lo que acontece.

Si el periodismo es el primer borrador de la historia, los que ejercen este oficio de manera profesional tienen que hacer plena conciencia de que el manejo de la información requiere de mucho cuidado, precisión y comprobación y que en esta era de la velocidad informativa, de la avalancha continua que fluye en las redes, será siempre mejor hacer el papel de la tortuga y no de la liebre en la competencia por llegar a la meta.

Dejar comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>